Autor: rogervan

10 Investigaciones sobre Biblioterapia

La lectoterapia  o por otros conocida como biblioterapia, término que fue acuñado por primera vez por Samuel Crothers en 1916,  y que comprende el uso de libros para cambiar los estados de ánimo y reducir la angustia tiene una larga historia, que se remonta a la Edad Media.

Con este método terapéutico y a través de la identificación con un personaje en la historia, el lector gana una posición alternativa desde la cual ver sus propios temas psicológicos. Al empatizar con el personaje el cliente sufre una especie de catarsis por medio de la cual gana esperanza y libertad para dar resolución a  la tensión emocional, lo que, en consecuencia, conduce a la comprensión y el cambio de su comportamiento.

Un paciente también podría encontrar más fácil hablar de sus problemas si él y el terapeuta pueden fingir que están hablando de los problemas del personaje.

En la década de 1980 y principios de 1990, la biblioterapia fue un modelo terapéutico ampliamente utilizado, pero mal investigado. Sin embargo, numerosos ensayos controlados aleatorios (ECA) han documentado los efectos positivos de la biblioterapia para las condiciones clínicas tales como la automutilación deliberada, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la bulimia nerviosa y el insomnio. La investigación también apoya la biblioterapia como una intervención para una amplia gama de problemas psicológicos incluyendo trastornos emocionales, adicción al alcohol y disfunción sexual.

En  correspondencia a lo anterior, en el nuevo milenio se han propuesto con acierto muchas alternativas adicionales y complementarias a la terapéutica de los Trastornos del Estado del ánimo, la ansiedad, y otros problemas psicológicos, una de estas propuestas (que cobra fuerza en la actualidad) es la que propone leer por prescripción médica, poemas o narrativa.

En la siguiente entrada hemos hecho una pequeña revisión de las investigaciones y propuestas al respecto para profundizar un poco más en el asunto. Ya que es sabido desde hace un tiempo que el uso de la lectura como terapia también tiene beneficios en otro tipo de escenarios como el relativo al de las patologías neurológicas e inclusive al intervenir en cuadros atencionales y hasta de dislexia.

  1. Lectoterapia contra la Demencia: Aunque varios estudios han explorado el impacto de la literatura y la lectura sobre la salud mental, se ha hecho relativamente poco trabajo sobre cómo una intervención basada en la literatura podría tener un impacto en los comportamientos de los que viven con demencia.  Este estudio de Josie Billington y Janine Carroll tenía como finalidad comprender la influencia que tiene la lectura en los adultos mayores con demencia en diferentes entornos de atención de la salud; identificar las percepciones del personal sobre la influencia que el compromiso en un grupo de lectura tiene en los adultos mayores que viven con demencia; e investigar cualquier cambio en los síntomas de demencia de los adultos mayores que participan en un grupo de lectura. El estudio empleó un diseño de método mixto llevado a cabo en tres ambientes de atención de la salud: tres casas de cuidado, dos salas de hospital y un centro de día. Los resultados de esta investigación sugieren la reducción de los síntomas asociados a la demencia en aquellos sujetos participantes de una actividad de lectura y su participación en grupos de apoyo cuya actividad estaba centrada en leer.
  2. Lectoterapia contra la Dislexia Profunda: Los tratamientos para la dislexia fonológica / profunda han utilizado estrategias sublexicas para mejorar la conversión grafema-fonema (GPC) y las habilidades de mezcla de sonidos y estrategias léxicas para mejorar el vocabulario visual que no se puede leer usando reglas GPC. El restablecimiento de las habilidades de mezcla de sonido ha demostrado ser un reto en muchos casos. Este estudio utilizó un enfoque combinado léxico-sublexical para mejorar el rendimiento de la lectura oral que fue motivado por dos factores. Dado que el paciente no había mostrado evidencia de resolución natural de los síntomas disléxicos profundos trece años después de la lesión, fue necesario comenzar con el restablecimiento de las reglas GPC antes de abordar las habilidades de mezcla de sonidos y la lectura de palabras enteras. Esta investigación a cargo de Renata Konecny demostró los beneficios de la terapia de lectura para el restablecimiento de muchas de las habilidades lingüísticas del paciente.
  3. Lectoterapia contra la Alexia: Este estudio a cargo de Woodhead, Zoe V J, Penny, William; Barnes, Gareth R; Crewes, Hilary; Wise, Richard J S; Price, Cathy J; Leff, Alexander P. probó la eficacia del entrenamiento en lectura audio-visual en nueve pacientes con alexia pura, un trastorno de lectura adquirido causado por daño en la corteza occipitotemporal ventral izquierda. Además de evaluar el impacto de la terapia en la velocidad de lectura, investigamos la reorganización funcional subyacente a los cambios de comportamiento inducidos por la terapia utilizando la magnetoencefalografía.  Los efectos del entrenamiento fueron apoyados por una mayor conectividad bidireccional entre la corteza perilesional occipital occipital izquierda y ventral y una mayor conectividad de retroalimentación desde el giro frontal inferior izquierdo.
  4. Lectoterapia contra la Ansiedad Infantil: Esta investigación de Rapee, Ronald M; Abbott, Maree J; Lyneham, Heidi J. examinó el valor de modificar el tratamiento validado empíricamente para la ansiedad infantil y la biblioterapia.  En ella doscientos sesenta y siete (267) niños clínicamente ansiosos de edades 6-12 años y sus padres fueron asignados al azar a un grupo estándar de tratamiento, a una lista de espera, o a una versión de biblioterapia de tratamiento para la ansiedad infantil. En general, la biblioterapia demostró ser beneficiosa para los niños en relación con la lista de espera. Esta terapia resultó en alrededor de un 15% más de niños libres de un diagnóstico de trastorno de ansiedad después de 12 y 24 semanas de aplicada la intervención.
  5. Lectoterapia en contextos penitenciarios: Billington, Josie; Longden, Eleanor; Robinson, Jude.  realizaron una investigación donde aplicaron un programa de lectura compartida a 35 reclusas dentro de una prisión de máxima seguridad femenina. Las participantes asistieron a uno de los dos grupos semanales de lectura. Posteriormente los datos cualitativos que se recogieron a través de la observación de los investigadores de los grupos de lectura por medio también de entrevistas y discusiones de grupos focales con los participantes y el personal penitenciario identificaron dos procesos psicológicos intrínsecos asociados con la experiencia. Procesos como”memoria ” y “mentalización”, componentes probados con implicaciones terapéuticas para el tratamiento de condiciones como la depresión y los trastornos de la personalidad entre otros beneficios en la salud mental en el contexto de custodia ayudaron a complementar otros procesos terapéuticos que se realizaban en ese momento.
  6. Lectoterapia contra el dolor crónico: Antecedentes: En este estudio se investigó el impacto de una intervención basada en la literatura – La Organización del lector “Get into Reading (GIR)” compartió el modelo de lectura en voz alta – en las personas con dolor crónico en un entorno clínico. Métodos: Se utilizó un enfoque metodológico mixto. Medidas cuantitativas de auto-reporte evaluaron el efecto del GIR sobre los síntomas psicológicos y la función de los participantes antes, durante y después del grupo de lectura. Las entrevistas cualitativas individuales y un grupo de enfoque exploraron la experiencia de los participantes en la RGI. Resultados: De los datos surgieron tres temas clave: el valor de la literatura leída en términos de calidad y diversidad, y en términos de promoción de la concentración y “flujo” absorbidos; Un sentido de comunidad compartida; Mejora del estado de ánimo, función y calidad de vida.  Humphreys, Anne Louise; Jones, Andrew y McDonnell, Kate concluyeron que el estudio ha demostrado que el GIR puede tener un impacto positivo en la vida de las personas que sufren de dolor crónico, lo que puede ayudar a aliviar algunas de las características de la condición con un mínimo riesgo de efectos secundarios.
  7. Lectoterapia contra el Estrés: El objetivo de esta investigación controlada y aleatoria realizada por Hazlett-Stevens, Holly y Oren, Yelena fue examinar la efectividad de un formato de biblioterapia de autoayuda, y una intervención basada en la evidencia usando mindfulness en la atención de la reducción de estrés (MBSR). Se invitaron a participar a estudiantes universitarios que buscaban reducir sus niveles de estrés asignándolos aleatoriamente a un grupo de intervención en biblioterapia y MBSR de 10 semanas (n = 47) o un grupo control sin tratamiento (n = 45). Las medidas de auto-reporte se recogieron al inicio y después de la intervención. Los resultados indicaron que los participantes en la biblioterapia reportaron mayor atención después de la intervención. También se informaron disminuciones significativas en las medidas de depresión, ansiedad, estrés, estrés percibido y sensibilidad a la ansiedad después de la intervención, así como un aumento de la calidad de vida en los dominios de salud física, psicológica y ambiental. No se encontraron efectos de grupo estadísticamente significativos para las relaciones sociales calidad de vida, dominio, preocupación y medidas de evitación experiencial.
  8. Lectoterapia para la mejora de la comunicación terapéutica: Sherrill, Windsor Westbrook y Harris, Michael realizaron una revisión de la literatura científica sobre la comunicación de calidad en la prestación de servicios de salud y constataron que cuando los proveedores se comunican bien con los pacientes, los miedos se alivian y el bienestar mental mejora. Los encuentros que dejan al paciente sintiéndose validados y consolados pueden mejorar la salud emocional y proporcionar una experiencia de salud más satisfactoria. Numerosos estudios han identificado los riesgos asociados con la mala comunicación en la prestación de los servicios de salud mental, por lo que proponen la biblioterapia, el uso de la lectura como herramienta terapéutica, como una práctica con riesgo marginal y beneficios reales potenciales para la relación terapéutica. Así la lectoterapia puede ser una forma de que las organizaciones de atención sanitaria mejoren la comunicación entre pacientes y cuidadores. Esta revisión de la literatura detalla los beneficios clínicos y psicológicos de una comunicación fuerte y destaca cómo se puede utilizar la biblioterapia para mejorar el bienestar del paciente.
  9. Lectoterapia como complemento en la terapéutica del Trastorno Dismórfico Corporal: James Rosen ha realizado investigaciones sobre este trastorno y diversos métodos de tratamiento incluyendo estudios de terapia cognitiva en pacientes que sufren de obesidad y distorsiones corporales y ha encontrado que una de las alternativas de tratamiento complementaria a la terapia cognitiva es la biblioterapia, se puede consultar el estudio detallado en Behavior Therapy (1995-2002)
  10. Lectoterapia en el abordaje de trastornos sexuales en la mujer: Una interesante aproximación a la sexualidad y las cogniciones que median en la resolución de los trastornos sexuales femeninos fue abordada y estudiada por Janet Hyde. La comprensión de los roles de género y las funciones cognitivas juegan un papel importante y la mejor comprensión y desmitificación de los mismos por medio de la lectoterapia/ biblioterapia promueve beneficios terapéuticos importantes en el abordaje de dichos trastornos sexuales. Sus investigaciones pueden ser revisadas en su artículo científico Sex and cognition: gender and cognitive functions aparecido en la revista Current Opinion on Neurobiology Volumen 38, de Junio de 2016

FUENTES:

Ablinger, I., & Radach, R. (2016). Diverging receptive and expressive word processing mechanisms in a deep dyslexic reader. Neuropsychologia, 81, 12-21. doi:10.1016/j.neuropsychologia.2015.11.023

Aubry, T. (2006; 2011). Reading as therapy : What contemporary fiction does for middle-class americans. Iowa City: University Of Iowa Press.

Bibliotherapy (2015).

Bibliotherapy (2015). (4th ed.) Oxford University Press.

Billington, J., Humphreys, A., Jones, A., & McDonnell, K. (2016). A literature-based intervention for people with chronic pain. Arts & Health, 8(1), 13-31. doi:10.1080/17533015.2014.957330

Billington, J., Carroll, J., Davis, P., Healey, C., & Kinderman, P. (2013). A literature-based intervention for older people living with dementia. Perspectives in Public Health, 133(3), 165-173. doi:10.1177/1757913912470052

Billington, J., Longden, E., & Robinson, J. (2016). A literature-based intervention for women prisoners: Preliminary findings. International Journal of Prisoner Health, 12(4), 230-243. doi:10.1108/IJPH-09-2015-0031

Burns, G. L., & Kondrick, P. A. (1998). Psychological behaviorism’s reading therapy program: Parents as reading therapists for their children’s reading disability. Journal of Learning Disabilities, 31(3), 278-285. doi:10.1177/002221949803100307

Caracciolo, M. (2012). Review of: Timothy aubry, reading as therapy. Modern Fiction Studies, 58(2), 384-386.

Eysenck, H. J. (1964; 2013). Experiments in behaviour therapy: Readings in modern methods of treatment of mental disorders derived from learning theory. GB: Pergamon Press.

Hazlett-Stevens, H., & Oren, Y. (2016). Effectiveness of mindfulness-based stress reduction bibliotherapy: A preliminary randomized controlled trial: MBSR bibliotherapy. Journal of Clinical Psychology, doi:10.1002/jclp.22370

Hyden, Janet Sex and cognition: gender and cognitive functions, Current Opinion on Neurobiology Volumen 38, de Junio de 2016

Jack, S., & Ronan, K. (2008). Bibliotherapy – practice and research. School Psychology International, 29(2), 161-182. doi:10.1177/0143034308090058

Karges-Bone, D. L. (2015). Bibliotherapy. Dayton: Lorenz Educational Press.

Konecny, R., Armstrong, S. L., & Martin, N. (2006). Reading therapy in deep dyslexia. Brain and Language, 99(1), 25-26. doi:10.1016/j.bandl.2006.06.027

McCarty, R. (2002). Reading therapy project. Research and Teaching in Developmental Education, 18(2), 51.

Mendel, M., Harris, J., & Carson, N. (2016). Bringing bibliotherapy for children to clinical practice. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 55(7), 535-537. doi:10.1016/j.jaac.2016.05.008

Rapee, R., Abbott, M., & Lyneham, H. (2006). Bibliotherapy for children with anxiety disorders using written materials for parents: A randomized controlled trial. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 74(3), 436-444. doi:10.1037/0022-006X.74.3.436

Reading therapy (2007).

Reading therapy. (2013, ). Hindustan Times (New Delhi, India)

Rosen, James (2002) Tratamiento cognitivo-conductual para el Trastorno Dismórfico Corporal.

Schlenther, E. (1999). Using reading therapy with children. Health Libraries Review, 16(1), 29.

Shamapant, S., Adair, S., Bunsey, M., Bennett, S., Mata, M., Van He, L., . . . Suiting, L. (2016). Impact of intensive phonology focused therapy on reading and naming in post stroke aphasia: A case series. International Journal of Stroke, 11(SUPP 3), 244-244.

Sherrill, W. W., & Harris, M. (2014). Enhancing Patient–Provider communication through bibliotherapy: A brief historical review. Journal of Poetry Therapy: The Interdisciplinary Journal of Practice, Theory, Research, and Education, 27(2), 89-96. doi:10.1080/08893675.2014.895491

Solan, H. A., Shelley-Tremblay, J., Ficarra, A., Silverman, M., & Larson, S. (2003). Effect of attention therapy on reading comprehension. Journal of Learning Disabilities, 36(6), 556-563. doi:10.1177/00222194030360060601

Woodhead, Z., Penny, W., Barnes, G., Crewes, H., Wise, R., Price, C., & Leff, A. (2013). Reading therapy strengthens top-down connectivity in patients with pure alexia. Brain, 136(Pt 8), 2579-2591. doi:10.1093/brain/awt186

ROGERVAN RUBATTINO ©

Psicología y Liderazgo

En una revista mexicana sobre Empresa y Estrategia aparece el siguiente artículo en donde
se analiza el “mundo interior” de los líderes, su personalidad y su estilo, vinculados a su conducta y empleo, a través de una perspectiva clínica y psicoanalítica, que enfatiza la personalidad narcisista como eje fundamental de la búsqueda de posición, influencia y autoridad.

La disposición narcisista

En algunas investigaciones sobre líderes, encontramos que un componente importante de su orientación directiva es la cualidad y la intensidad de su desarrollo narcisista. Si hay una constelación de la personalidad en la cual los líderes tiendan a gravitar, no es otra que la narcisista. Freud, en su estudio de la relación entre los líderes y sus seguidores, confirmó este planteamiento, al señalar que “el líder necesita amor a sí mismo, no únicamente puede ser de naturaleza dominante, absolutamente narcisista, confiado de sí e independiente”.

El interés de este artículo es explorar las relaciones entre narcisismo y liderazgo, un vínculo reconocido por Kernberg y Kohut quienes han realizado las revisiones más importantes relacionadas con el narcisismo. Por ejemplo, Kernber establece: “Porque las personalidades narcisistas están estimuladas a menudo por intensas necesidades hacia el poder y el prestigio para asumir posiciones de autoridad y liderazgo, los individuos con tales características se encuentran frecuentemente mejor al llegar a posiciones de liderazgo”. Kohut concibe a los líderes como objeto de identificación, menciona que “ciertos tipos de personalidades fijadas narcisísticamente con su aparente confianza absoluta y asertividad se prestan ellas mismas específicamente para este rol”.

El narcisismo es la fuerza motriz detrás del deseo para obtener una posición de liderazgo. Quizá los individuos distinguidos con fuerte personalidad narcisista, están más dispuestos a comprometerse en arduos procesos para ganar una posición de poder.

Síntomas del narcisismo

Los síntomas más extremos de este estado del desarrollo y estas defensas, son resumidas por la Asociación Americana de Psiquiatría, que enumera los siguientes criterios de diagnóstico para los desórdenes de la personalidad narcisista:

Sensación de grandiosidad o de especial importancia del Yo, por ejemplo, la exageración de los logros y las capacidades, enfocadas a cuestiones de naturaleza extraordinaria.

Fantasías de preocupación, fortuna ilimitada, poder, esplendor, belleza o amor ideal.

Exhibicionismo: la persona requiere de constante atención y admiración.

Indiferencia o marcados sentimientos de coraje, inferioridad, vergüenza, humillación, o vacuidad como respuesta a la crítica, la indiferencia de otros o la derrota.

Al menos dos, de las siguientes características de alteración en las relaciones interpersonales:

Autorización. Espera de favores especiales, sin asumir responsabilidades recíprocas, por ejemplo, sorprenderse, encolerizarse, porque la gente no hace lo que uno espera.

Abuso interpersonal. Tomando ventaja de otros para satisfacer los deseos propios o para engrandecerse, sin considerar la integridad personal y el derecho de los otros.

Las relaciones que característicamente alternan entre los extremos de sobreidealización y devaluación.

Carece de empatía. Incapacidad para reconocer lo que otros sienten, por ejemplo, uno puede ser incapaz de apreciar la aflicción de alguien que está seriamente enfermo

¿Quiénes son los manipuladores emocionales?

 

Ellos están allí detrás de la sonrisa de un buen amigo, detrás de la arbitrariedad del supuesto líder o aquel que siembra siempre la división y nunca se involucra para defender genuinamente a nadie, veamos los 10 tipos principales de personalidades manipuladoras.

1. El Egolatra o Conquistador: Poseedores de un magnetismo personal o físico suelen basar sus relaciones en el hecho de que las personas se sienten interesados por sus atributos intelectuales y o físicos, suelen crearse una audiencia que les sigue, sus relaciones tóxicas se basan en el hecho de ser admirados aunque en realidad a ellos no les interese en lo más minimo los interes o necesidades de quienes le siguen.

2. El Poderoso Dependiente: Bajo la máscara de sus aparentes debilidades actuan bajo la sombra manipulando a las personas que caen en el juego de sentir lastima por ellas. Una vez tienen abducido a alguien con sus falacias de debilidad utilizan esta arma para dominar la relacion y a las personas en base a la culpa.

3. El Experto: Aquel que suele manipular a los demás haciendose superior en un area del conocimiento o del saber, suelen ser personas de edad avanzada o de talento inusualmente alto que utilizan su condicion de autoridad o posicion con respecto a un tema para dominar y ponerse por encima de los demás.

4. La eterna Víctima: Suelen ser personas que construyen las relaciones para asumir un papel de “sufridoras” y asi dejar los avatares de su suerte a los “agresores” que están por todas partes por mas que ellos buenamente quieran sobre ponerse siempre la vida esta en su contra y todos son los culpables de su condicion lamentable en todos los aspectos. Suelen controlar a un tercero que observa como es mancillado o mancillada por las situaciones mas deleznable de un agresor violento o psicologico.

5. Puño de Hierro: El manipulador fisico por antonomasia hace valer sus opiniones o sus criterios por la fuerza, suelen ser personas violentas con los demas o con tendencias suicidas las que utilizan para manipular a las personas de su entorno que no están dispuestas a aceptar sus conductas retorcidas.

6. Los Trianguladores: Este tipo suele poner siempre en contra de sus victimas a un tercero que en criterio le apoye todas sus decisiones o apreciaciones, asi mismo y asu vez este tercero tambien este es manipulado por la culpa o la indefension. También incluye a las personas que actúan a través de otros para canalizar su agresion sembrando siempre discordia de manera indirecta.

7. El Falso Interprete: Es el tipo manipulador de la comunicación su estrategia se basa en tergiversar las palabras y situaciones para falsear negativamente las intenciones de una o mas personas en el grupo creando confusión. Este tipo suele exagerar o retener o superlativizar situaciones y apreciaciones de otros para crear un clima de descontento y sobre todo de desconfianza y confusión de la que suele salir beneficiado.

8. El Fulminante: La persona que manipula a otros coartando sus opiniones y expresiones de manera tajante con algun comentario comprometedor o hecho que a la victima le procura el silencio por ser un dato del pasado comprometido o traumatico. No tienen escrupulos para poner etiquetas a las personas y desacreditarles por errores nimios, utilizan su posicion de mando para ningunear y procurar que todos esten de acuerdo con sus posiciones.

9. El Infalible: Aquel que piensa que es perfecto y siempre tiene la razon es un manipulador consumado que hace gala de sus logros a cada instante y en diversos contextos, evita presentarse en ambientes donde sabe puede ser rebatido y suele rodearse de personas que por una relación de dependencia particular tienen que aguantarle todas sus deleznables conclusiones sobre las situaciones y las relaciones.

10. El Múltiple: El mas peligroso de todo porque suele alternar entre las estrategias anteriores que hemos descrito cuando una de ellas no da el resultado que desea. Este tipo de persona suele concordar con los perfiles de sociopatas mas conocidos, manipuladores emocionales con mucha experiencia que se hacen pasar siempre en primera linea como personas que racionalizan las opciones con